Como todo en la vida, depende. Generalmente cada tres a seis meses si tú:

  • Has tenido sexo sin protección (vaginal, anal u oral) con múltiples parejas o parejas anónimas

or

  • Has tenido sexo sin protección con una pareja que no sabía su propio estatus del VIH


  • Compartes jeringas u otro equipo para inyectarte drogas (incluyendo esteroides) o has compartido jeringas en el pasado
  • Tienes un historial de enfermedades transmitidas sexualmente

Si estas categorías no te describen, aún considera seriamente hacerte una prueba del VIH. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades recomiendan que todos entre las edades de 13 a 64 años se hagan la prueba del VIH por lo menos una vez como parte de su rutina médica.